Kizomba New Style by Clarissa, Nadine & Martin

Kizomba | Nadine & Martin (Belarus/Switzerland)

Clarissa y Martin

Kizomba | Clarissa & Martin (Peru/Switzerland)

Clarissa y Martin bailan y enseñan juntos desde el verano de 2016. Para la peruana, quien vive en Oberburg/Burgdorf, es importante una actitud elegante y por lo tanto contagiosa. Ella interpreta el kizomba con gran sensibilidad, pero sin ocultar sus raíces suramericanas.
Clarissa es también instructora de zumba fitness, y desde 2016 también de STRONG by Zumba™.

 

Kizomba y Zumba con Clarissa


Nadine y Martin

A Nadine y Martin los une una estrecha amistad y la enorme pasión por este sensible baile de Angola. Bailan juntos desde 2014 y desarrollan constantemente su estilo en congresos en el país y en el extranjero. Entre otros, con Isabelle y Félicien (París), Tomas Keita (Barcelona/Guinea Bissau), Conexión Afrolatina (Porto), Enah (París), Ennuel y Hakima (París), Sonja Bütikofer y Keith Gunura (Suiza), Albir Rojas, Carola Tauler, Sara López (Madrid), Donny Dudikoff-Clark (Londres), Elsa Mendes (Barcelona), Martina Waldman y José Fernández, Yanina Quiñones y Neri Piliu, Sonia y Mario Labrunie (Tango Argentino), Josy Borges (Zouk).

 

>> Reportes en prensa sobre nosotros 

>> Nosotros en YouTube

 

Nadine trabaja como entrenadora personal para fitness, yoga, pilates y estiramiento, y vive en Bulle. Baila kizomba, bachata y salsa. La larga experiencia en el patinaje artístico y la coreografía en Bielorrusia ha resultado útil también para kizomba. Martin vive en Berna y baila kizomba, salsa cubana y tango argentino.


Esto es Kizomba

Kizomba, también llamado tango africano, es un baile en parejas sensual y delicado, que se ha establecido a nivel mundial junto a la salsa, bachata, merengue, reggaeton, etc. Se originó en la década de 1980 en Angola, evolucionando a partir de la semba y el zouk desde el Caribe.
 
Ya hoy día muchos instructores de danza profesionales integran en los principales festivales internacionales elementos "extranjeros" o nuevos del tango argentino, salsa, samba, hip hop o sus propias creaciones. Esto conduce a una mayor diversidad en la escena, pero también requiere la apertura y la tolerancia hacia el desarrollo y lo nuevo.
 
Kizomba, en el caso ideal, es como dos almas que bailan en el mismo cuerpo: el resto del mundo ya no importa para nada.